Etapa 4: Los peregrinos se deleitan y oran en su interior