Etapa 4: Las nieblas y la lluvia consiguen un verdor sin igual